EL ORIGEN DE LAS FOBIAS - Ilusiona psicólogos
Psicólogo a domicilio Madrid y Comunidad de Madrid, todas las edades, niños, adolescentes y adultos, problemas emocionales y de conducta. Terapia de pareja y terapia on-line.
Psicólogo a domicilio Madrid, psicólogo, psicóloga, psicología, terapia, psicólogos a domicilio Madrid, terapia on-line
16666
single,single-post,postid-16666,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

25 Abr EL ORIGEN DE LAS FOBIAS

foto fobias

¿CUÁL ES EL ORIGEN DE LAS FOBIAS?

 

Actualmente, hemos oído todos hablar mucho sobre las fobias. Cada día aparece alguna X-fobia de algún tipo, pero ¿sabemos qué son exactamente? Y, ¿cómo aparecen? Si a mí nunca me ha hecho daño ningún perro, ¿por qué tengo mucho miedo de verlos en vídeo y mucho más en directo? Aquí esperamos contestaros a algunas de estas preguntas.

 

 

Entonces, ¿qué son las fobias? De acuerdo con el DSM-IV (American Psychiatric Association, 1994/1995) en las fobias específicas se da un miedo intenso y persistente que es excesivo o irracional y es desencadenado por la presencia o anticipación de objetos o situaciones específicos: animales, lugares cerrados, alturas, oscuridad, tormentas, vuelos, ver sangre, recibir inyecciones (intravenosas, musculares), intervenciones médicas (dentales, p.ej.), tragar alimentos sólidos, conducir un coche, aguas profundas. Como consecuencia de la exposición al estímulo fóbico, se  produce una respuesta inmediata de ansiedad que puede llegar incluso a ataque de pánico; en  los niños la ansiedad puede manifestarse mediante lloros, rabietas, inmovilidad o aferrarse a otra  persona. Los adultos, pero no necesariamente los niños, reconocen que su miedo es excesivo o irracional. (FOBIAS ESPECÍFICAS, Arturo Bados López. Facultat de Psicologia. Universitat de Barcelona, 2005)

Y… ¿cómo aparecen? Ha sido frecuente la propuesta de tres modos, no excluyentes, en que las fobias específicas pueden ser adquiridas: condicionamiento clásico, aprendizaje vicario (ver cómo alguien está sufriendo algún peligro en este caso) y transmisión de información. La importancia de estos modos varía según las fobias consideradas y la investigación empírica de calidad es escasa hasta el momento (Bados, 1998; Barlow, 1988, 2002; Beck y Clark, 1997; Merckelbach y cols., 1996; Rachman, 1990, 1991; Sandín, 1995). Entonces, relacionado con lo que comentábamos antes, yo puedo tener fobia a los perros por varias razones. Una de ellas es haber vivido alguna situación en la que yo sentí el peligro o lo viví directamente, que sería el condicionamiento clásico, es decir, un estímulo que antes no me causaba miedo, se condiciona tras una consecuencia negativa para mí y comienzo a tener miedo (la mordedura de un perro o un ataque); otra opción sería haber visto algún ataque de este animal hacia otra persona, y estaríamos hablando del aprendizaje vicario y por último, la transmisión de información de cómo pueden ser de peligrosos estos animales y que es mejor mantenerse lejos.

Pero, ¿todos los estímulos tienen las mismas probabilidades de adquirir propiedades fóbicas? Parece que no. Esto puede explicarse por preparación biológica: se adquiere más fácilmente el miedo a los estímulos que han representado filogenéticamente una amenaza a la supervivencia de la especie; esta amenaza puede ser por ataque o por contagio de enfermedad (esto último incluiría a aquellos animales como las arañas, cucarachas, ratas o ratones que, además del posible miedo, provocan repugnancia) o por ejemplo, por situaciones peligrosas y en principio, antinaturales (miedo a volar en avión, a las alturas…)

Además, existe una cierta vulnerabilidad psicológica y biológica que, parece, afecta a que en algunas personas sea más fácil adquirir una fobia específica.

Esperamos haber resulto vuestras dudas acerca del origen de las fobias. Ciertamente estamos hablando de un tema sobre el que nos podríamos extender de forma (casi) infinita y aún hay ciertos debates sobre lo que hemos expuesto aquí, por lo que si tenéis cualquier duda o sugerencia os invitamos a contactarnos, y estaremos encantados de ayudaros y/o escucharos.

¡Gracias por vuestro tiempo!

Sara Pascual López.