El curioso caso de Phineas Gage - Ilusiona psicólogos
Psicólogo a domicilio Madrid y Comunidad de Madrid, todas las edades, niños, adolescentes y adultos, problemas emocionales y de conducta. Terapia de pareja y terapia on-line.
Psicólogo a domicilio Madrid, psicólogo, psicóloga, psicología, terapia, psicólogos a domicilio Madrid, terapia on-line
16738
single,single-post,postid-16738,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive
phineas-gage

19 Sep El curioso caso de Phineas Gage

Era el 13 de septiembre del año 1848. Phineas Gage, un trabajador de ferrocarriles dirigía a un grupo de personas que se encargaban de volar rocas para la construcción de la vía de ferrocarriles Rutland & Bulrington en una pequeña localidad de Vermont (Estados Unidos). Su labor consistía en cavar agujeros en la tierra, introducir pólvora, un detonador y taparlo con arena. La tarea terminaba compactando la carga con una barra de hierro.

En uno de esos procesos, Gage se olvidó de poner arena y se creó una chispa, lo que provocó que la barra de hierro saliera disparada fuera del agujero. Podría haber quedado en una trágica muerte o en un gran susto. Pero la realidad fue otra. La barra atravesó el cráneo de Gage entrando por el lado izquierdo de la cara, pasando por detrás del ojo izquierdo y saliendo por la parte superior de la cabeza. Gage no murió. Tampoco perdió el conocimiento ni un segundo. Parece que incluso llegó a hablar minutos después del suceso.

Gage fue llevado inmediatamente al médico y en dos meses recibió el alta. Físicamente estaba recuperado, pero Gage ya no era el mismo de antes del accidente. Debido a lo que pasó, Gage se había vuelto “irregular, irreverente, blasfemo e impaciente”. Se volvió una persona irresponsable y dejaba las cosas a medio hacer. Esto provocó que perdiese el trabajo en el ferrocarril y tras su despido, nunca fue capaz de trabajar mucho tiempo en el mismo sitio,  no sólo por su incapacidad de continuar las tareas que había comenzado, sino también porque se metía en peleas con sus compañeros de trabajo.

Tras su muerte, el cráneo de Phineas Gage y la barra de hierro se conservan en la facultad de Medicina de la universidad de Harvard.

 

El caso de Phineas Gage es considerado como una de las primeras pruebas científicas de los cambios que producen las lesiones en el lóbulo frontal: cambios en la personalidad, las emociones y la interacción social.

 

Si queréis saber más de este caso, os recomendamos que leáis el libro “El misterio de Descartes”, de Antonio Damásio, en el que se incluyen otros casos similares.

phineas-gage