Usar la psicología para ejercitar la memoria
Psicólogo a domicilio Madrid y Comunidad de Madrid, todas las edades, niños, adolescentes y adultos, problemas emocionales y de conducta. Terapia de pareja y terapia on-line.
Psicólogo a domicilio Madrid, psicólogo, psicóloga, psicología, terapia, psicólogos a domicilio Madrid, terapia on-line
16283
single,single-post,postid-16283,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive
Qué-es-la-memoria-humana

08 Ene Ejercitar la memoria

La memoria es uno de los misterios de la mente. No debemos confundir memoria con inteligencia ya que son cosas distintas.

La memoria consiste más bien en la capacidad para recordar hechos o cosas (ya sea que han ocurrido hace mucho tiempo, como hace unos minutos). Por ello, no podemos hablar de un único tipo de memoria, sino de muchos, entre los que están la memoria sensorial, es decir, la relacionada con los sentidos; la memoria explícita, que es la que recordamos de manera consciente; y la memoria implícita, que sería aquella que nos permite recordar las cosas de manera inconsciente, como se hace en los mensajes subliminales.

Por estas diferencias en tipos de memoria, no es fácil entrenar toooda la memoria. Es mejor concentrarse en aquellos puntos en los que tenemos más dificultades, ya que seguro que en algún tipo de memoria no somos tan malos como creemos. A continuación, os ponemos algunos trucos para ejercitar nuestra memoria:

 1. Escribir los sucesos: ello permite reforzarlo, lo mantiene congelado con más exactitud y nos ayuda a ordenarlo. De esta manera, el paso del tiempo no lo distorsiona. Los empleados de banca de EE.UU. son entrenados para escribir lo que ha ocurrido inmediatamente después de sufrir un robo.

2. Hacer las cosas con convicción, es decir, estar convencidos de lo que hacemos.

3. Hablar en voz alta mientras se hace algo que después solemos olvidar, es decir, dar instrucciones al cerebro. Por ejemplo, cuando estamos haciendo cosas a veces nos decimos a nosotros mismos “primero vamos a hacer la cama, luego me voy a duchar, después a desayunar…después tengo que hacer el recado que me encargaron el otro día…”

4. Convertir los números a palabras, por ejemplo, asignándoles una letra a cada uno. Los números se recuerdan peor que las palabras. Si por lo que sea, recordamos números, suelen estar asociados a algo normalmente, como fechas de cumpleaños o matrículas.

5. Una vez nos dicen el nombre de alguien, repetirlo. Es lo que hacen en muchas tiendas cuando te presentas y dices “Buenos días, me llamo Carmen”. A partir de ese momento, lo más probable es que la persona que te está atendiendo diga tu nombre a cada momento. No lo hacen por molestar, sino para que no se les olvide tu nombre.

6. Si tenemos algo en la punta de la lengua, empecemos a decir palabra que empiecen por la primera letra del abecedario y así sucesivamente. Por ejemplo, amigo, barco, casa….cuando lleguemos a la palabra que buscamos, nos saldrá sola.

¿Y podemos hacer algo más por nuestra memoria? Por supuesto. Siempre se puede hacer algo más.

1. Dormir es fundamental. La media está en 8 horas de sueño seguidas, pero varía en cada persona.

2. Ejercicio físico. Se ha confirmado que el ejercicio aeróbico aumenta la oxigenación del cerebro. No es necesario matarse en el gimnasio. Basta con caminar un poco al día.

3. El optimismo y el bienestar psicológico favorecen la memoria.

4. El sentido del humor

5. Poco o nada de alcohol, nada de tabaco y por supuesto nada de drogas

6. Mejor descafeinados. Se ha descubierto que la cafeína ayuda a fijar la atención durante un tiempo pero luego no se recupera la información igual de bien.

7. Estar relajados

8. Usar esquemas, dibujar o escribir lo que hacemos

9. Hablar en voz alta y ser consciente de lo que decimos

10. Comprender más que memorizar

Fuente

CURSO POTENCIA TU MENTE

UNIVERSIDAD DE CANTABRIA